Reseñas

Guía de los seres estampanables, Javi Valero / Caracol J. Romera

«Tenía que tomar una determinación. En lugar de eso, me tomé un café».

Guía de los seres estampanables, Javi Valero y Caracol J. Romera

Libros Indie, 2020

Sinopsis

Estampanar: estrellar algo contra una superficie.

Los abajo firmantes nos declaramos completamente en contra de cualquier tipo de violencia y no somos para nada partidarios de causar ningún tipo de daño, ya sea por acción u omisión, a bicho viviente alguno.

Dicho lo cual, tenemos que reconocer y, de hecho, abiertamente reconocemos, que existen en este universo mundo en el que habitamos, una serie de seres a los que el común de los mortales normalmente tildaría de «adorables» y que, cuando los ven, les provocan, ora una sonrisa, ora una lagrimilla y que a nosotros lo que nos provocan es, simple y llanamente, estampanarlos.

Javi Valero

Caracol J. Romero

Reseña

Guía de los seres estampanables es un libro para nada típico ni habitual. Son una serie de relatos o cuentos cortos que empiezan con frases como «Tengo una historia que contarte que lo que tiene de verdadera es que me la acabo de inventar», o «La historia que voy a contarte es absolutamente verídica y me la he inventado hace un rato».

Es un libro en clave de humor inteligente y absurdo a la vez, y creo que por eso me ha gustado tanto. Mi humor también es muy absurdo, por lo que me he reído muchísimo mientras lo leía. En cada historia el autor cuenta una anécdota que gira alrededor de un ser estampanable y casi todas están conectadas o tienen algo en común. Hay personajes de lo más variopinto y surrealista que realmente resultan adorables y estampanables al mismo tiempo. La narración es con un lenguaje de «andar por casa», totalmente acorde al libro y que hace que la lectura sea ágil y más entretenida aún.

En cuanto a la edición, tengo que decir que me ha encantado. Cada historia tiene su ilustración en tipo acuarela y son realmente bonitas. Mi favorita es la del relato «Ola de calor».

En definitiva, creo que es una lectura perfecta para pasar un buen rato, para echarse unas risas y para desconectar de lecturas más densas. Si os reís con las cosas más tontas y absurdas del mundo como yo, este libro os va a encantar, os lo aseguro.

¡Nos leemos!

Reseñas

El último linaje, P. J. Kaba

«La suerte es algo que no se tiene. Se busca y se encuentra».

El último linaje, P. J. Kaba

Editorial Círculo Rojo

Sinopsis

Años después de la gran batalla, en la que la oscuridad venció y se apoderó de Zar, alguien aparece para salvar la vida de Gorka. Este deberá afrontar cuál es su verdadero destino.

El último linaje es una obra del género de la fantasía épica desarrollada en Zar, una tierra ficticia creada por el autor, habitada por hombres y otras razas, así como por infinidad de criaturas reales y fantásticas.

La novela narra la historia de un joven que, acompañado de su protector, el último mago de una antigua orden y un viejo enemigo, iniciará un viaje con el objetivo de reunir a los que fueron herederos de las diferentes regiones de Zar, formando así una nueva alianza que les permita enfrentarse por última vez al poder del mal.

Un viaje plagado de aventuras, batallas e infinidad de historias y personajes que no dejarán a nadie indiferente.

Reseña

La Tierra de Zar está gobernada por el poder oscuro, pero no siempre ha sido así. El legítimo heredero, aceptando su destino, inicia un viaje para formar una alianza con las diferentes regiones para, todos juntos, derrocar al mal y devolverle a Zar su esplendor.

El último linaje es una novela de fantasía épica que me ha resultado muy fácil de leer. Aunque nos encontramos con múltiples razas y personajes, la narración no se me ha hecho pesada ni densa, como me ha ocurrido en alguna ocasión con otras novelas de este género, a pesar de gustarme mucho; en parte creo que es por la extensión de los capítulos, que son más bien cortos, y es algo que agradezco muchísimo. Quizá al principio he notado que la historia iba un poco deprisa y me costaba enterarme bien, pero enseguida coge fluidez.

Con el protagonista, Gorka, no he llegado a conectar del todo, me ha parecido que le faltaba «sangre». Sin embargo, me declaro fan incondicional de Ivano, en mi opinión el mejor y más completo personaje de la novela. De la misma forma, Zuhait también me ha gustado mucho, pero me ha faltado algo más de historia de este personaje para poder conectar del todo con él.

Una de las cosas que más destaco es el valor que se le da a la amistad y la lealtad en toda la novela, así como el dolor ante las pérdidas en las batallas, aunque es verdad que con algunos personajes me ha faltado un poco más de sentimiento.

Como punto a favor destaco también el mapa que se encuentra al principio del libro, donde se ven todos los lugares por los que pasan los distintos personajes y hace la lectura mucho más visual.

En definitiva, El último linaje es muy buena opción de lectura para los amantes de la fantasía épica, se lee rápidamente, con un lenguaje fluido y una narración muy clara y correcta.

¡Nos leemos!

Entrevistas

Entrevista a Virginia Gil Rodríguez

Virginia Gil Rodríguez es una autora que conocí a través de su novela 57 segundos, pero no es su única creación: La Calle Mayor, Clara y La pintura de la voz son su otros «pequeños». Son novelas cortas cargadas de enseñanzas y sentimientos que las recomendaría tanto para niños como para adultos. En la entrevista conoceréis un poco más sobre Virginia, ya que nos cuenta cómo comenzó su andadura por el mundo de las letras y cómo es su vida de autora. Espero que os guste y que os den ganas de conocer más a Virginia y a sus novelas.

  • Cuéntanos un poco sobre ti, para quien no te conozca todavía.

Leo desde que tengo cuatro años, y escribo diarios desde los nueve. El día de mis 40 años decidí regalarme la autopublicación de mi primer libro. Desde entonces llevo cinco libros publicados y varios manuscritos en el cajón, además de varias traducciones al francés (solo la de En la Calle Mayor está publicada).

Soy licenciada en Derecho internacional y comunitario, y durante varios años trabajé en temas institucionales vinculados con proyectos europeos, desarrollo local y colaboración transfronteriza. En 2012, la empresa que dirigía cerró y me propuse cumplir uno de mis sueños: escribir libros, ser escritora. Desde hace un par de años compagino mis letras con la enseñanza del francés.

  • ¿Hay algún libro que te marcara en la infancia?

La colección de cuentos de Enid Blyton. Fue mi regalo de reyes a los seis años: 12 libros «de los de mayores»; mi tesoro. Durante varios años leí los 12 volúmenes varias veces. Recuerdo organizar el mismo tipo de meriendas con mis muñecas que las que salían mencionadas en las historias. Vivía en un mundo paralelo, en una realidad diferente. Creo que nunca he dejado de hacerlo; en estos tiempos, más que nunca.

  • ¿Cuál es el lugar más raro donde te haya venido la inspiración para escribir (o donde se te haya ocurrido una idea para tus libros)?

En un ascensor ubicado en Hondarribia. Lo cogí una mañana y me encontré con un señor sentado en el asiento. Al salir, el señor permaneció dentro. Volví a tomar el ascensor horas más tarde y el señor seguía allí, contemplando el paisaje. Cuando salí, imaginé que él se quedaría y así fue. No me quité a ese señor de la cabeza en muchos días y decidí plasmar mis pensamientos en el papel. Así nació 57 segundos. Me encantaría que mis palabras llegasen hasta ese anciano.

  • ¿Alguna manía a la hora de escribir?

Necesito estar conectada conmigo misma. Estos últimos meses la casa ha estado llena y  me ha resultado difícil recogerme y crear. Necesito ese espacio, no solo físico, para permitir que las ideas se abran camino a través de mí.

  • ¿Planificas tus libros o escribes sobre la marcha?

Los planifico bastante, pero siempre me dejo llevar cuando escribo. Tengo los hitos de la historia definidos aunque no tanto como pueden estarlo en un guion de cine, los personajes elaborados, sé lo que quiero contar y lo más importante, cómo quiero hacerlo. En una primera versión dejo que salga todo lo que llevo dentro y a partir de ahí comienza el trabajo de escritura verdadero.

  • ¿En qué momentos del día sueles escribir?

Mis horarios de escritura están sujetos a los de mis hijos (de ahí que los últimos meses hayan sido poco productivos) así que aprovecho siempre que están en el colegio. Me encanta escribir por las mañanas. Me sucedía lo mismo cuando era estudiante. Tengo biorritmos matutinos.

  • ¿Hay algún tema del cual nunca hablarías en tus libros?

No creo que el problema sea el tema sino cómo se escribe sobre ese tema y el enfoque que se le da. Lo que se elige contar y lo que se deja a la imaginación del lector, el grado de realidad y detalle con el que contar una escena. Creo que podría escribir sobre cualquier tema, pero cuidaría mucho de llevarlo a mi terreno, de hacerlo mío, ponerle mi sello. Lo que no podría, por ejemplo, es escribir un libro desesperanzador. Necesito que mis libros tengan luz, que los lectores sientan esa luz al acabarlos: la esperanza.

  • ¿Hay algún autor o autora que te haya marcado hasta el punto de cogerlo como referencia o inspiración para tus escritos?

Admiro mucho a tres autores: Roald Dahl, Jordi Sierra i Fabra y Michael Ende, y en alguno de mis libros he hecho referencia a ellos. Por ejemplo, en En la Calle Mayor, May, la protagonista elige Charlie y la fábrica de chocolate como libro en la tienda de la señora Mel. En otro (no recuerdo cuál de ellos) menciono la nada de la Historia Interminable, etc. Soy muy fan de esa literatura que denominan juvenil pero que en realidad no tiene edad.

  • Pregunta difícil: ¿Hay alguno de tus libros al que le tengas especial cariño? ¿Por qué?

Ya te habrán dicho que eso es como preguntar a una madre que elija a su hijo preferido. A todos les tengo un cariño diferente y han sido escritos y publicados en circunstancias muy variadas. Pero tal vez, por haber sido el primero, el que me ha permitido adentrarme en este camino, me quedaría con En la Calle Mayor. Es curioso porque muchos escritores se avergüenzan un poco de sus primeros libros pero en mi caso ha sido la mejor tarjeta de presentación posible.

  • ¿Tienes algún nuevo proyecto entre manos?

Tengo dos proyectos, uno en fase de corrección que espero poder terminar pronto, el otro en fase de escritura al que estoy deseando volver porque es una historia en la que comparto mucho de mí. Solo espero recuperar mi centro, el tiempo de sosiego necesario, mi espacio vital para sumergirme de nuevo en ellas, mis letras.

———————————————————————————————————–

Y hasta aquí la entrevista de hoy. Quiero darle las gracias a Virginia por todo, tanto por aceptar la entrevista como por confiar en mí para acercaros un poquito más a ella. Os recomiendo que le deis una oportunidad a sus novelas, en pocas palabras es mucho lo que hacen sentir.

Os dejo con una frase de 57 segundos que me gustó especialmente:

«Era imposible temer a una persona que miraba y sonreía con luz».

Entrevistas

Entrevista a Lydia Zapata

Lydia Zapata es la autora de Eleonora: una historia de ordinaria dependencia. Es una historia dura y emotiva a partes iguales, en la que la autora plasma una realidad que, desgraciadamente, viven muchas más personas de las que imaginamos, que es el mundo de las drogas y las adicciones. Cuando la leí me gustó mucho que estuviese escrita en forma de diario, y creo que por eso empaticé muchísimo más con la historia de Eleonora. En la entrevista, Lydia nos cuenta un poco sobre ella misma y sobre el proceso de escritura de su novela. Espero que disfrutéis con sus respuestas y que os animéis a conocer a Eleonora y su historia de ordinaria dependencia.

  • Cuéntanos un poco sobre ti, para quien no te conozca todavía.

Me llamo Lydia Zapata, tengo 35 años, tengo dos hijos de 9 y 3, y vivo en Milán desde hace más de diez años. Los libros siempre han sido mi pasión y por ello me diplomé en Biblioteconomía y Documentación, aunque al final he acabado trabajando en el mundo de la comunicación digital, un mundo igualmente apasionante aunque echo de menos la tranquilidad que me da estar en una biblioteca rodeada de libros.

  • ¿Qué te llevó a escribir la historia de Eleonora?

Lo poco que se habla sobre el tema de las drogas. Además de ser bibliotecaria, soy periodista y me preocupa la poca voz que se le da a este problema en la sociedad. El problema con la cocaína entre los jóvenes es particularmente preocupante pero no se es consciente hasta que no se vive en primera persona, porque nadie habla de ello. Estoy segura de que muchos jóvenes están luchando por salir y no se atreven a confesarlo. Yo con este libro, además de hacer denuncia social para que se cambie el discurso sobre las drogas y así se le dé la importancia que tiene, espero animar a muchos jóvenes que están viviendo ese infierno a que hablen con sus familias y que pidan ayuda profesional antes de que sea demasiado tarde.

  • ¿Hay algún autor o autora que te haya marcado hasta el punto de cogerlo como referencia o inspiración para tus escritos?

No, ninguno, he escrito siguiendo mi estilo personal. De hecho, el estilo ha ido cambiando a la vez que avanzaba en el relato: en este sentido, empecé a escribirlo en tercera persona. Luego lo modifiqué a la primera persona y por último añadí la forma de diario para darle un toque más personal. Como veis, fue un largo y tedioso proceso lleno de total improvisación.

  • Háblanos brevemente de la sensación que tuviste al ver publicado tu primer libro. 

Fue una sensación extraña, un cúmulo de emociones. Al principio estaba tan nerviosa que no podía disfrutar: había llegado el momento de la verdad, el momento en el que mis amigos y familiares leerían mi libro y temía que no gustase. Pero poco a poco, y gracias al cariño que estoy recibiendo, el miedo se ha evaporado por completo y puedo disfrutar por fin de este gran reto que ha sido para mí publicar mi primer libro.

  • Libro que te marcó en la infancia.

Madame Bovary, de Flaubert. Lo leí cuando tenía unos 14 años y supuso un antes y un después en mi vida.

  • ¿Alguna manía a la hora de escribir?

No tengo ninguna manía particular, pero puedo decir que me gusta escribir de noche, en total silencio, cuando todos duermen. Eleonora me ha quitado más horas de sueño que mis dos hijos juntos.

  • Cuéntanos un poco cómo es tu experiencia con la autopublicación. 

Muy buena. Al principio parece algo supercomplicado, pero siempre hay alguien dispuesto a darte una mano, y eso se agradece. Y una vez que entiendes el proceso, es todo muy fácil e intuitivo.

En este sentido, tengo que agradecer a Miss Zeta, amiga e ilustradora, el haberme ayudado con la maquetación tanto del libro en ebook como en taba blanda. Estaba totalmente perdida y sin su ayuda hubiera sido todo mucho más complicado. Además, ha diseñado la preciosa portada que acompaña la historia de Eleonora.

  • Si te dieran la oportunidad de sentarte a tomar un café con un personaje de ficción, ¿a cuál elegirías?

Sira Quiroga, protagonista de El tiempo entre costuras. Su vida  es fascinante.

  • ¿Tienes algún nuevo proyecto entre manos?

Más que entre manos, en mente. Tarde o temprano le daré forma pero por el momento quiero disfrutar al 100%  de este momento y de Eleonora: una historia de ordinaria dependencia.

…………………………………………………………………………

Para terminar, agradezco a Lydia su buena disposición y su ilusión con la entrevista, además de su amabilidad, simpatía y su confianza en mí. Os recomiendo leer Eleonora, ya que estoy segura de que no os va a dejar indiferentes.