Reseñas

Acordes bastardos, Daniel Hermosel Murcia

Acordes bastardos, Daniel Hermosel Murcia

Alma negra Ediciones, 2019

Sinopsis

Acordes bastardos arranca con una noche de copas fallida. En su regreso a casa, Marina se topa con su hermano Andrés, rockerillo de medio pelo, que iba camino a una fiesta en la que no faltarán la música, las drogas y el sexo psicodélico.

Fruto de esa noche atípica, tendrá un niño bastardo al que no terminará de querer del todo. Varios años más tarde, el retraso de un tren de cercanías provocará una cascada de demoras que harán que Roa, el hijo ya adulto de Marina, se vea forzado a tomar una ruta alternativa para llegar a su oficina, una ruta que pondrá patas arriba su vida…

Reseña

Marina y Ceci son dos amigas que salen una noche de copas, pero no resulta ser una noche agradable, por lo que Marina se va a casa antes de lo previsto. En el camino, pasa un coche en el que va su hermano Andrés con sus amigos y se ofrecen a llevarla a casa, pero Marina acaba quedándose en la fiesta a la que estos van. Para ella será una noche que recordará toda la vida. Al poco tiempo descubrirá que está embarazada, y criará a su hijo con la ayuda de su madre y su hermano, ya que no le queda más remedio.

El niño de Marina adora a su tío Andrés, con el que pasa mucho tiempo mientras su madre está trabajando. Andrés es un rockero con una filosofía de vida propia de la noche de los años ochenta y pasa el día entre cuerdas de guitarra.

Los años pasan y el niño, ya adulto, lleva una vida sumida en la rutina, hasta que un día, por casualidades del destino, llega tarde al trabajo y mientras va caminando hacia la oficina, en un escaparate ve algo que lo transporta a su infancia, a esos momentos pasados con su tío y a todo lo que vino después, y se dará cuenta de muchas cosas a la vez que se replantea su vida actual.

Acordes bastardos es una novela que he leído gracias a Masa Crítica de Babelio, y ha sido todo un descubrimiento. Es una novela corta, pero intensa y adictiva, que no se para en detalles innecesarios. Quizá un poco rápida en algunas escenas, pero no deja ningún hilo suelto y está perfectamente narrada. Los personajes, no demasiados, están descritos con tal sencillez que es muy fácil ponerles cara e imaginar que son personas de tu día a día.

La mezcla del rollo ochentero, el rock urbano, las drogas (y sus consecuencias) y la intriga, es más que acertada para crear una novela como Acordes bastardos. Además de la historia, que me ha encantado y en la que se aprecian múltiples reflexiones, me ha fascinado la maquetación. Cada capítulo comienza con una página en negro en la que vemos el nombre del capítulo (relacionados con la música) y el inicio de la partitura de una canción, todas de Pink Floyd. A pesar de que suelo leer en silencio absoluto, ya que el autor recomienda escuchar cada canción leyendo el capítulo correspondiente, así lo he hecho, y creo que es la mejor forma de leer Acordes bastardos.

En definitiva, si os gustan las historias realistas, misteriosas, adictivas y en las que la música forme parte importante de la novela, tenéis que leer Acordes bastardos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s