Entrevistas

Entrevista a Vanesa Paredes

Vanesa Paredes es la autora de Gabriel y El tipo del abrigo gris, las dos primeras partes de la trilogía Inger. Son novelas que mezclan el romance con la fantasía y lo paranormal, y con un toque de misterio e intriga. Conocí a Vanesa hace ya más de un año y no me cansaré de recomendar sus novelas, ya que se salen de la típica historia romántica adolescente. Estoy muy agradecida por haber confiado en mí para colaborar con las dos novelas, así como por haber incluido mi nombre en los agradecimientos de El tipo del abrigo gris; es algo que me hizo muchísima ilusión. En la entrevista conoceréis a Vanesa un poco más en lo personal y su relación con el mundo de la escritura. También nos habla de su nuevo proyecto, fuera de la trilogía Inger, que tiene pinta de ser muy interesante. Espero que disfrutéis de la entrevista y os den ganas de conocer más tanto a Vanesa como a sus obras.

  • Cuéntanos un poco sobre ti, para quien no te conozca todavía.

Me defino como «soñadora de letras», alma en constante inquietud por descubrir lo que me rodea y desentrañar intenciones ajenas. Observadora del género humano que busca comprender a sus semejantes para entenderse mejor a sí misma. Hay quien me ha llamado también «la escritora de lo intangible» por mi afán literario por contar aquello que no se puede tocar, pero sí sentir y experimentar.

Desde el punto de vista laboral, compagino mi labor como escritora de literatura (para mí no es un hobby, es un trabajo que me tomo muy en serio) con la corrección de textos literarios de otros autores.

  • ¿En qué momento comenzaste a escribir?

Como profesión a los treinta y un años, a través de la novela Gabriel, primera parte de la trilogía Inger («ángel» en lengua rumana) y de mis primeras poesías de la serie Poemas desgarrados.  

De pequeña soñaba con convertirme en escritora y me presentaba a todos los certámenes literarios del colegio con la esperanza de ganar alguno. Nunca lo hice y eso me decepcionó bastante. Creía que no tenía el suficiente talento para enfrentarme a una novela, hasta que mi sueño y mi necesidad vital (escribir literatura se ha convertido, cada vez más, en una necesidad vital para mí) fueron creciendo con el tiempo y llegaron a mi vida algunas personas para decirme que escribía muy bien y que debía plantearme escribir un libro.

  • ¿Alguna vez te has tenido que enfrentar al temido «síndrome de la hoja en blanco»?

La verdad es que, como tal, no, porque planeo lo que voy a escribir y por qué. De ese modo, sigo mi propia hoja de ruta literaria, cuando los personajes de mis novelas me lo permiten. Otra cosa es hablar del día a día frente al ordenador, pues no siempre vienen a la mente los planteamientos en palabras que requiere el relato en ese momento.  

  • ¿Tienes algún momento específico del día para escribir?

No, aprovecho siempre que puedo y, sobre todo, cuando tengo ganas imperativas de hacerlo, ya que, en esas ocasiones, las ideas fluyen y se plasman en papel mucho mejor.

  • ¿Qué te llevó a escribir la historia de Gabriel y Sofía?

Una visita al mágico castillo Peles de Rumanía fue la chispa que encendió la mecha de mi cabeza; una mecha en forma de deseo de comunicarme con el mundo a través de una historia hermosa donde poder soñar acompañada.

  • Cuéntanos un poco cómo es tu experiencia con la autopublicación.

La autopublicación tiene sus ventajas, sobre todo, en lo que se refiere al control de lo que sucede con tu libro y al porcentaje económico de beneficios, pero también algunos inconvenientes, como acceder a ferias y librerías físicas y la imposibilidad de que la editorial te revise el texto antes de publicarlo  (a no ser que costees aparte el servicio).

  • Háblanos brevemente de la sensación que tuviste al ver publicado tu primer libro.

Fue maravillosa e inolvidable. Si algo tenía claro para Gabriel era que esperaría lo que fuera necesario para sacar a la venta un producto de calidad. Desde el primer borrador completo y registrado hasta su publicación en papel y digital transcurrieron más de cinco años. El manuscrito estuvo guardado en un cajón de escritorio hasta que la editora Marta Senent vio en él lo que yo veía.

  • ¿Alguna manía a la hora de escribir?

Manías no, pero las musas tienen la mala costumbre de visitarme de madrugada, cuando intento dormir, obligándome a levantarme para anotar en mi cuaderno de trabajo esa frase que mañana, seguramente, no recordaré con exactitud. ¡Anda! pues acabo de darme cuenta de que sí tengo una manía importante a la hora de escribir: cada frase tiene que ser exactamente como debe, con las palabras adecuadas y en el orden preciso para que el texto fluya y transmita.

  • Si te dieran la oportunidad de sentarte a tomar un café con un personaje de ficción, ¿a cuál elegirías?

Creo que a Segismundo, de La vida es sueño. Considero que tiene mucho que contar y me encantaría poder tener una charla con él.

  • ¿Tienes algún nuevo proyecto entre manos?

Ya tengo redactada más de la mitad de mi cuarta novela, en este caso, distópica. Tengo mucha esperanza en este texto y unas enormes ganas de verlo publicado (te confieso algo: sé que la historia progresa adecuadamente cuando siento la necesidad de seguir escribiendo para saber lo que les va a suceder a mis personajes, del mismo modo que el lector queda enganchado en la trama y se resiste a soltar el libro sin saber qué va a pasar. Puede parecer algo extraño, pero cuando mis sensaciones son similares a las que experimenta un lector con un libro que le apasiona, estoy segura de que el trabajo que estoy realizando será satisfactorio para los demás). Sin embargo, la novela esperará hasta que quede tal como considero que debería, aunque sean necesarios meses o incluso años y hasta que la editorial adecuada apueste por ella.

Para la trilogía Inger sí me he puesto un plazo aproximado porque son muchos los lectores impacientes por conocer el desenlace de esta historia paranormal a los que no quiero hacer esperar más de lo necesario. Con la experiencia he aprendido que todo llega cuando tiene que hacerlo y que hay una razón importante para ello; con la literatura no sirven las prisas, sirve la calidad.

———————————————————————————————————–

Y hasta aquí la entrevista de hoy. Quiero darle las gracias a Vanesa por todo, tanto por aceptar la entrevista como por confiar siempre en mí y acercarme a la historia de Gabriel y Sofía. Os recomiendo que le deis una oportunidad a esta trilogía, estoy segura de que os conquistará como a mí.

Os dejo con una frase de El tipo del abrigo gris que considero que es un gran consejo de vida:

«Si he aprendido algo en la vida, es que la tensión y el miedo nunca son buenos consejeros, jamás se deben tomar decisiones relevantes bajo sus efectos».

2 comentarios en “Entrevista a Vanesa Paredes”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s